Visitas

sábado, 30 de agosto de 2014

High

Nunca había estado tan feliz, lo tenia todo y a la ves no tenia nada pero me alcanzaba, estaba todo tan claro en mi vida. Dividí lo que me hacia mal  decidí enterrarlo, y solamente deje aquello que me hacia brillar y volver a ser yo, bailando en un boliche como en mis principios riendo con mis verdaderas amigas, escuchando a mis amigos hasta horas largas por su mal de amor, sonriendoles a mis hermanos, corriendo por la vida cuando estoy sola, aceptando cada invitación como cualquier adolescente adolorida, dejandome seducir por una sola sonrisa que aunque no me pertenecía algo estaba empezando y en algún momento yo seria tuya y tu mio pero decidimos ir lento, el sale disfrutando su edad, ambos tomamos esa postura. Pero cuando estamos juntos a penas tengo espacio para respirar de tanto que me río, me besa y me tiemblan las manos.
De lunes a viernes tengo las mejores compañias, aquellas fieles amigas que estan en las buenas y en las malas, interesándome por mi futuro dejando el triste pasado atrás, entendiendo porque estoy parada donde me toco, pero siempre sonriente. 

jueves, 28 de agosto de 2014

Lo noto en la manera en la que me miras

El me hablaba de su pasado y de su temor a lastimarnos de nuevo, sus palabras me hacían sentirme tan identificada dos jóvenes maltratados por el amor con miedo a arriesgarlo todo de nuevo. Y es que aunque no buscaba nada el golpeó la puerta pero yo no quise dejarlo entrar ya que nadie debía entrar, no de nuevo. Pero el con un poder sobrenatural la traspaso viéndome como nadie me había visto, escuchándome en mis peores momentos, haciéndome reír como los mejores, demostrándome que era mas bella de lo que mi madre me decía. 
Era rápido para decir que ya lo quería, pero sentía algo, me besaba y de nuevo tenia esas tontas mariposas, me sudaban las manos y mi piel era como de gallina, sentía que era una niña de nuevo. Tenia una costumbre tan bella de besarme y luego poner mi frente con la de el y mirarme por largos minutos eso lograba que mis bellos se ericen. No le podía encontrar un defecto, todo en el era perfecto, no había algo que me molestase, no había algo que odiara y cuando me abrazaba sentía que podía vivir en sus brazos por siempre. No se que eres pero nunca dejes de serlo.

Ay comadre!

Estaba cambiada, renovada, entendí lo enferma y enfermo que estuviste así que  decidí dejarlo y llenarlo de polvo como todo lo que pertenece a mi pasado.
 Me encontraba enamorada de la vida, sonreía, disfrutaba cada minutos, decía que lo pensaba y cuando algo me disgustaba salia a caminar con mi fiel compañera. Los tiempos donde pensaba cosas absurdas y me preocupaba por cosas innecesarias eran historias, ahora llevaba una vida llena de ejercicio y por las noches solía bailar y disfrutar, le sonreía a la vida y cuando comencé a estar mejor, organizada en una vida sin amor y con solo distracciones, fue cuando decidimos vernos, sinceramente creí que seria una cita como cualquier otra pero ya con su primer "hola" algo me movió y su voz grave logro moverme el piso, la arena, la pileta y hasta a mi misma, esto era una mala señal. A diferencia de tantos el me miraba fijamente a los ojos, se lo veía nervioso cuando confeso que había esperado este momento hace cuatro años fue cuando me termino de idiotizar, ya me tenia en sus pies, cuando me beso entendí que si se puede volver a sentir.
Al ver a mis amigas les dije "Lo arruiné, empecé a sentir cosas" porque estaba enamorada de mi vida sin ataduras ni fisuras, pero ¿amor? ¿de nuevo? ¿después de todo el dolor que me causo?. Esa misma noche salí y aunque la pasaba bien tenia la tonta ilusión de cruzarmelo, sin sentir culpa seguí con mi vida caravanera con el tiempo volvimos a hablarnos y es que hablabamos tanto, el motivo de mi sonrisa generalmente era el, estaba idiotizada nuevamente. 

jueves, 7 de agosto de 2014

-No puedo -Pero queres... -Pero no puedo

Y ahí lo entendí, quizás fue tarde y tal vez llegue a lo mas extremo para entenderlo pero ya lo sabia, nunca estuvimos destinados como diría mi madre solo fuiste un aprendizaje, un aprendizaje que costara poner en marcha pero se que podre con tal de no perder a alguien mas, no quiero perder a nadie mas.
Es que entendí que yo era el problema, era como si provocara algo en el que lo amargaba y aunque no podía hacer nada veía ese pequeño lado de amor que le quedaba al mirarme, ese lado que se notaba que estaba desapareciendo y lo peor era que no podía hacer nada el respecto. 
Entendí que era momento para dejar de pensar en lo que habría sido y pensar que fue lo que fue, sin vueltas, sin dudas, sin lágrimas. Y ahora te deseo la mejor felicidad, espero que te cuiden tanto como yo intente cuidarte y ruego nunca jamás volverte a llorar porque creo que enloquecería. Hasta en mis sueños, siempre tuya... Tu pitufina 

sábado, 2 de agosto de 2014

Y me gana la nostalgia

Seguía sin poderme dormir, tenia tantos pensamientos en la cabeza, tantas lagrimas que seguían cayendo recuerdo que antes decían que cuando lloraba era mas bonita y ahora no me vez. Antes reíamos de ella, nos cargábamos, decíamos lo peor de ella y luego de eso terminábamos besándonos como solíamos hacerlo, y ahora la besa a ella así, a ella que tanto la odio, a ella que a el tanto lo lastimó. Pero supongo que hablando de dolor yo fui la que mas lejos llegue.
Nunca antes había sufrido así, ni en mi pasado me habían disparado tan fuerte, nunca había necesitado tanto algo que no sabia que, quería algo que no tenia, algo que perdimos hace tiempo ya y que ahora tu lo has encontrado en otra persona y yo lo tengo que entender, yo tengo que callar siendo que quiero gritar, todo lo contrario de lo que yo sentía era mi realidad, nunca me había sentido tan derrotada en toda mi vida.

viernes, 1 de agosto de 2014

Tendras que luchar contra todo tu dolor


Tenia los ojos lastimados, el corazón roto, la mente podrida, las piernas cansadas, los brazos con cicatrices, la nariz contaminada, la boca cerrada, la memoria cuestionada, las ilusiones ya no estaban se había marchado y los sentimientos no sobrevivieron a semejante golpe. Prácticamente estaba muerta en vida, entre todos esos golpes estaba yo tratando de recordar porque era que vivía antes de el, cual era mi felicidad antes de conocerlo. No sabia que era lo que me hacia feliz, no encontraba un lugar donde sentirme cómoda que no seas sus brazos, era como si habría olvidado hasta como se camina, tenia que empezar absolutamente todo de nuevo, dejando de tener los mismos gustos que el y recordar que era lo que me gustaba a mi.
Le había entregado todo a el que ahora no tenia nada propio, mis gustos eran sus cosas preferidas, odiaba la misma gente que el odiaba, y era como que entendía que me costaría tanto volver a recuperarme a mi misma si ni siquiera podía entender que el ya amaba a alguien mas y comencé a sospechar que nunca la había dejado de amado, ella puso algo que me llevo a confirmar eso, digo, por algo el siempre borraba las conversaciones. Quizás fui una tarada por nueve meses, ciega, bueno, dicen que no hay peor ciego que aquel que no quiere ver y dudo que yo en ese momento haya querido entender que no era la única en su vida.

Solo tengo una sábana impermeable de granizo de una cama que solia ser caldera!

Lo había imaginado en todos los ámbitos posibles, pues así funciona mi mente imagino lo peor y cuando sucede no me desilusiono tanto y ya me acostumbre a la idea. Pero esta vez debo confesar que me ganaron de ante mano, lograron sorprenderme dejándome congelada con el corazón a la deriva, boquiabierta, con las espinas clavadas en carne viva. Sinceramente comencé pensando que esto era una de esas peleas como las de tus padres pero ahora el ya había vuelto a "amar". Su madre dijo que solo buscaba una salida, mi madre que el no sabe amar. Pero ¿yo? ¿qué pensaba yo? no podía, no podía razonar, entendía si el estaba con alguien... pero ¿ponerse de novio? ¿así? ¿tan fácil? Yo a penas podía hablar con un chico que aun así me sentía mal y el podía mirar a otra persona a los ojos y decirle Te amo. 
Sinceramente entendí que mi cuento se había terminado y de la peor manera posible, con miles de preguntas, con dolores. Hacia cinco horas que me había enterado y aun no dejaba de llorar, seguía ahogándome, tenia nauseas y por ahí de la nada gritaba y despertaba a toda mi casa, pero luego ellos volvían a dormir y yo seguía llorando. Tenia tantas preguntas, preguntas que jamas serias contestadas, no entendía como una persona podía llorar tanto, no había nadie que me haga entrar en razón, ningún familiar tenia las palabras que necesitaba, ningún abrazo de mis amigas era acogedor. No entendía, había dado, me había quedado en esta ciudad solo por el y ahora el sonríe ayudándola a ella como si nada importase, como un trapo sucio ahí estaba yo mirando como todo sucedía, pensando en que hacer, como seguir, como levantarme, como volver a soñar, como dejar de llorar, como sonreír. No quería ver a nadie, solo quería llorar.