Visitas

domingo, 26 de junio de 2016

El fin llego

Murio sin que nadie la amara para siempre,
Murio sin su cuento soñado,
Murio sin recibir uno de los mil gestos románticos que siempre ella hizo,
Murio sin que alguien cumpliera su sueño de un caballo blanco, traje y rosas,
Murio con personas que prometieron sacarla de la torre pero que jamás lo hicieron,
Murio son concebir a su bella Felicitas,
Murio siendo su perra la única que la hacia estar viva,
Murio sin que alguien le diga "quedate te necesito",
Murio sin un beso de amor verdadero,
Murio sofocada en excusas,
Murio esperando cosas que ella muy en el fondo sabría que no llegarían,
Murio mientras todos en su casa brindaban,
Murio sola,
Murio empastillada.

Atte: Su agonía
SOLA CON SU AMOR MURIÓ

sábado, 25 de junio de 2016

Dejalo ser

Era peor que cuando termina la lluvia justo antes que salga el sol cuando todo es barro y húmedad, era la espera a saber que todo seguía como siempre o que otra vez terminaba... que otra vez nadie valoraba mis actos heroicos de amor, esos actos que arriesgo hasta mi propio bien, donde me arriesgo yo. No me malinterpreten no es que no confiaba en el, lo conocía y sabía que si algo pasaba me lo terminaría diciendo... pero ¿ que hago hasta que diga que todo está bien? Prepararme para lo peor como siempre.
Así que puse esa canción que me acompañó esas horas previas a verlo me senté en mi cama tomandome las rodillas, la angustia hizo que me abrace tan fuerte mis piernas que pareciera como si me meciera de adelante para atrás, mientras sentía como las lágrimas resvalaban desde mi cachete hasta mi pierna. No quería solterarme no quería soltarlo. No otra vez.
No podía tener esa imagen en mi cabeza, me quemaba, me enfermaba. Era la primera vez que enfrentaba esto con el así que mi reacción supongo que es normal más sabiendo que recién hace una semana que todo volvió a la normalidad, aún así creo que no hay algo que logre que deje de llorar.
Lo dejé ser y contener mi ansiedad y enojo, pero aún así me reprochan que no lo suelto que no lo dejo ser. Siendo que estaba haciendo más de lo que podía.

miércoles, 22 de junio de 2016

22/06/16

Ya había llegado mi hora, el mensaje que más me iba a costar enviar estaba enviado, mi droga a mi derecha, una botella de agua y los abrazos de mi can para mi dolor hasta que todo termine.
Sabía que algún día llegaría este momento, cuando algún intento resultaba fallido sabía que le daba más ganas al segundo, y así.... supongo que ahora hay exceso de intentos fallidos. Me dolía imaginarme su reacción cuando alguien le diga, me daba miedo sobrevivir y tener que seguir, me daba pánico saber quién me encontraría . Pero pensar en eso solo me hacía alterarme y no necesitaba eso. Necesitaba que terminase de una vez. Eso necesitaba
Los minutos pasaban y yo estaba cada vez más segura, todo empezaba a encajar... mis papás me dejaban sola, encontré lo que buscaba en un parpadeo de ojos, las oposiciones aumentaban y decidí que era hora de empezar a despedirse que quizás no tan tarde lo haría.

Sin vida

Me dolía que lo sepa.
Me dolía que este consciente.
Me dolía la mirada de mi perra como si entendiera.
Me dolía que mis amigas me pregunten por los exámenes de la Facultad.
Me dolía ver a mi hermano amándome tanto.
Me dolia pensar en los mimos de mi papá.
Me dolía recordar la historia bella de amor que tuve con el.
Me dolia ver mi ropa.
Me dolía ver fotos con mis mejores amigas.
Me dolía ver todos los apuntes de mi carrera.
Me dolía en si mi vida, saber que todo se estancaría, todo quedaría ahí. Al igual que yo, sin vida

22/06/16

La decisión estaba tomada, esa noche lo iba a hacer, hoy era mi último día en vida, abrace tanto a mi perro hasta que me muerda, busqué donde estaban esas cartas que ya una vez había escrito, más cerca de la hora me despediría de el. Si lo haría ahora el haría algo para que no lo haga y está vez no queria que nadie me frene.
En mi casa sólo escuchaba quejas, en mi facultad no me iba mal pero tampoco me iba bien, y el que le daba sentido a mi vida sólo desaparecía cuando recordaba, había hecho todo por el, pero el error le pesaba más que nada en el mundo... y sin mis ganas de vivir no quiero sólo sobrevivir. Esa noche todo iba a terminar. Nací un miércoles así que creí que por algo era que todo explotó un miércoles.
Me entristece no saber cómo habría una hija de el y mía, mi primer paciente, mi primer sueldo como psicóloga, el orgullo que un hijo te puede dar. Esa noche todo iba a terminar.